Túnica de Azahares, de Antonio José Mejías López

Veinticinco años. Veinticinco años de una composición de esas que te dejan una sonrisa en la cara. Cualquier marcha de las llamadas de paso de Cristo tienen a día de hoy partes con protagonismo de los bajos. Hace veinticinco años no. Y Antonio José Mejías López tuvo el atrevimiento de hacerlo en su primera marcha.

Túnica de Azahares está dedicada al Cautivo de Dos Hermanas, magnífica obra que esculpiese Illanes con gran devoción en la localidad nazarena. La marcha es sencilla, delicada, de un gusto exquisito. Y como decía, adelantada a su tiempo. Esperemos que, en su aniversario, la banda la interprete tantas veces como merece.

Suena La Estrella de Dos Hermanas:

Fotografías cedidas por Rogelio Rubio Segura.

Cristo de las Misericordias, de José Manuel García Pulido

Recuerdo la primera vez que escuché esta marcha. Fue en la calle Javier Lasso de la Vega. Martes Santo de 2015. Tras un interminable parón, el palio de la Virgen de los Dolores de Santa Cruz por fin vuelve a levantarse. Empieza a sonar una marcha que desconozco, que a medida que suena me va llamando más y más la atención. Escrudriño los ojos para intentar saber qué están tocando, y mientras comienza el trío, escucho como José Manuel Tristán le dice al músico que tiene a su lado: “Esta marcha es preciosa”.

Y es que Cristo de las Misericordias, de José Manuel García Pulido, lo es. Mucha gente utiliza el adjetivo triste para hablar con desprecio de algunas marchas. Escuchen el trío de esta marcha y escucharán lo bella que puede ser a veces la tristeza.  Disfruten de ella tanto como yo.

Suena Cristo de las Misericordias:

 

Las adaptaciones de La Estrella de Dos Hermanas (y 3) (2017)

Mirando atrás. Mirando a los que destacan en la actualidad. Mirando al futuro. Esa es la filosofía actual de La Estrella de Dos Hermanas.

Miran atrás contando con lo bueno que han creado ellos y otras formaciones. Así, cuentan con grandes marchas de Arahal de Manuel Rodríguez Ruíz, de Virgen de los Reyes, donde destaco las de Antonio Velasco o de sus mejores marchas de hace décadas.

Miran a los que destacan. A los buenos. No todas las formaciones cuentan en su repertorio con marchas de Cristóbal López Gándara, Nicolás Barbero o Abraham Padilla, por sólo poner unos ejemplos. También, los propios componentes de la Agrupación destacan por realizar composiciones que encajan a la perfección tras las imágenes a las que acompañan.

Miran atrás también de otra forma, para dar pasos adelante. Y es que las Agrupaciones Musicales siempre han partido de adaptaciones de obras clásicas para completar su repertorio y la formación nazarena está adaptando con gusto desde hace años piezas muy hermosas. Por tercer año consecutivo, para no perder esta pequeña tradición, os dejo con la intrepretación de dos adaptaciones de la que, probablemente, sea la mejor Agrupación que pisa Sevilla.

Suena La Estrella: